viernes, 5 de septiembre de 2008

baby geishas

Edgardo Cozarinsky escribió:

Andrés,

el barco de mi padre hizo varias escalas en Japón en 1940. En Tokyo o en Yokohama los oficiales visitaron una escuela de danzas folklóricas. Allí se tomó esta foto donde ver a muy dignos uniformes argentinos con baby geishas en las rodillas o, peor aún, entre las piernas. Este último es el caso de mi padre, a quien reconocerás en el centro de la primera fila, por el parecido heredado. Eran tiempos en que no se hablaba de pedofilia.

Best always,
Edgardo

clickear foto para ampliar

9 comentarios:

Alejandra Almirón dijo...

Me gusta la ambigüedad de esta foto. Puede tratarse de un encuentro con cierta solemnidad pero al mismo tiempo rememoro algún musical de Vincent Minelli y también un film durante la segunda guerra. Despegadas de la pose central, las baby geishas parecen muy modernas, como salidas de un animé.

chicaenminifalda dijo...

waw! el concepto de baby geishas, unido a oficiales argentinos, da un Macondo medio siniestro!

Alejandra Almirón dijo...

Pasé por alto que se trata de militares argentinos. Ahora que caigo, la foto es un tanto más oscura.

Fotografías dijo...

En todo caso, se trata del encuentro entre dos mundos, cada uno con todas sus connotaciones, pero eso es lo fascinante de la foto. El mundo "inocente" de los años 40, cuando "no existían" la pedofilia ni la Escuela de Mecánica de la Armada tal como las entedemos hoy. Pero nuestra lectura de la imagen hoy no sabe prescindir de esas connotaciones, como tampoco de la nostalgia de los musicales patrióticos o de la seducción del animé. Y la vuelta de tuerca de que en el medio de todo eso esté el papá de Edgardo hace que lo curioso, anecdótico, libresco, histórico, fabuloso o fantasioso se vuelva insólitamente real e inmediato.

Fotografías dijo...

¿O será al revés?

Alejandra Almirón dijo...

La iluminación le da un toque de neutralidad, como las fotos de navidad o de cumpleaños. Las fotos festivas me parecen neutrales porque nadie aparece como realmente es, sino con un tono medio y universal.

Fotografías dijo...

Capaz que esa esa misma neutralidad "festiva" lo que le da su carácter "siniestro", como diría Freud, esa mezcla de familiaridad y extrañeza o, mejor dicho, la familiaridad de la foto festiva conviviendo con la extrañeza de las connotaciones perversas que trae las geishas y los oficiales de la Armada argentina...

Alejandra Almirón dijo...

Y ahora me doy cuenta del dato fundamental: el papá de Edgardo fue militar. No es el padre que me hubiera imaginado para él.

Fotografías dijo...

Ahí hay toda una historia, por supuesto.