jueves, 5 de marzo de 2009

realista


El trato con las estatuas es tan realista que la adoración cúltica le puede parecer al europeo como el juego con muñecas. A los dioses se les atribuirán experiencias existenciales semejantes a las humanas; por ejemplo, les hará falta el descanso nocturno, el placer y el cambio (en forma de participación en las fiestas). Para divertir a los dioses, los sacerdotes pueden bailar, cantar y hacer música ante las estatuas. Las esculturas serán bañadas, vestidas y adornadas; se les tenderán alimentos y se les harán regalos. Una famosa escultura de Jagannatha (Krsna) en Puri, por ejemplo, se coge un resfriado después de cada ablución ejecutada en público y, por ello, ha de pasar catorce días en un armario especialmente preparado para ello, a fin de recuperarse.

(...) En este arte, la forma, el color y la proporción de la obra de arte no dependen de lo que se imagina el artista, sino de lo que la obra de arte significa para el creyente. Como modelado maduro será considerado todo lo que se ha manifestado en la naturaleza. Dado que, en razón de una precisa observación de la naturaleza, los indios reconocían que ningún fenómeno de la existencia tenía una forma eterna, todo era concebido en perpetuo cambio y, por tanto, también la "instantánea" debía reproducir sólo algo imperfecto; estaban lejos de copiar la naturaleza y de crearse así una imagen divina externa.

-Eckard Schleberger, Los dioses de la India: forma, expresión y símbolo

1 comentario:

alejandra almiron dijo...

Sos el culpable de todo lo que le pasó a FFC en Bs As?
Había leído este post en su momento y estuvo bueno leerlo otra vez.