martes, 23 de junio de 2009

Correspondencia 5

A propósito de la correspondencia --cartas y fotografías-- mantenida en estos días con Juan Sebastián Morgado, salió al ruedo José Rivarola y me envió, desde Ibiza, un fragmento de su libro-en-proceso Madame mamita, que (entre otras cosas) narra la historia de Adelina del Carril, viuda de Ricardo Güiraldes. Tras la muerte del escritor, Adelina viajó a la India, "en busca del alma de Ricardo". Al cabo de 13 años pasados en Bangalore, Adelina volvió a la Argentina. Terminó viviendo, con su hijo adoptivo hindú Ramachandra, en un ashram de Bella Vista: el mismo donde fue criado Juan Sebastián. Allí, tras los pasos de Adelina del Carril --llamada por todos Mamita-- fue Rivarola.

por José Rivarola

El swami Pareshananda me presentó a Eva y Edith – Aquí tiene usted dos viejas – dijo– con las que puede hablar de Mamita, ellas la conocieron muy bien.

Nos sentamos aparte en una mesa redonda al sol del jardín. Las dos señoras rondarían los ochenta años, sus ojos sonreían entre pliegues profundos de rostros salpicados de pecas, las dos con papadas como telas colgantes.
Edith dijo que Adelina tenía un impresionante sentido del humor, que hacía reír a todo el mundo con sus ocurrencias.
−Y encima era muy boca sucia – dijo Eva
−Uy, uy uy, madre mía –dijo Edith.
−A veces – dijo Eva − el pobre swami Vijoyananda que no dominaba esa parte del castellano, en pleno satsan decía por ejemplo, los que no quieren enfrentarse consigo mismo son unos cagones y la gente se largaba a reír y él no se daba cuenta que estaba diciendo malas palabras por copiar a Adelina, entonces después, el swami, ante la duda decía, como dice Mamita, ¿te acordás Edith cuando el swami dijo pelotudos?
−Uy sí –dijo Edith− en plena conferencia Vijoyananda dijo, los que actúan de esta manera, como dice Mamita, son unos pelotudos, y Adelina estaba en primera fila roja de vergüenza.
Les pregunté por Ramu.
− ¡El chico ese! – Eva abrió los ojos de alarma – un hiper malcriado, no hacía nada, no quería que nadie le diga nada, y si Adelina le decía por ejemplo, tenés que estudiar, él contestaba no tengo ganas, y no se calentaba por nada, se pasaba todo el tiempo andando por el jardín y tocando la flauta.
− ¿Y tocaba bien la flauta?
(Eva me miró con impaciencia) ¡Cómo querés que me acuerde querido si tocaba bien o cómo tocaba! ¡por favor! Lo que si me acuerdo es lo irrespetuoso que era con el swami, le discutía todo, en plena conferencia, ¿podés creer?
−Te ponía los nervios de punta – dijo Edith.

−El swami y Mamita se tenían mucha confianza – dijo Eva − ella le llamaba dadito, que significa hermano, y él le decía vieja “Vieja, estas criando un vago” y cuando discutían así por el Ramu, ella a veces se levantaba de la mesa y decía “merde alour », y el swami se tronchaba de risa.
−Era una mujer que no tenía ninguna inhibición – dijo Edith – te decía lo que le venía a la cabeza con una espontaneidad ¡impresionante!

Eva se inclinó en la mesa en actitud de secreto;
−Ella... era de alta clase, ¿sabés?, era una nena bien, y coqueta a reventar, una persona de la familia nos contó que antes de ir a la India se llevó por lo menos como seis baúles de ropa de París.
−Y cien bombachas de seda – dijo Edith – el mucamo tenía que planchar las bombachas, hasta que se hartó y abandonó la mansión de los del Carril diciendo no me gusta la mecánica de esta casa.
−Fijáte vos – dijo Eva

− ¡Che, vieja! – dijo Edith posando la mano en la mano de Eva. Las dos tenían manitas manchadas de pecas con cartílagos salientes − ¡Que va a decir este chico! La estamos dejando tan mal a la pobre Adelina, también hay que hablar de las cosas buenas.
−Y... –exclamó Eva como buscando algo en el techo− Adelina nos dio un regalo ¡hermoso!, la traducción del evangelio de Ramakrishna, se puso a trabajar en esa obra, y no tuvo descanso hasta terminarla.
−Era encantadora – dijo Edith – fuera de esas “cositas” que hemos hablado, era un placer encontrarla, con esos ojos tan vivos y despiertos que tenía.
−Bueno – dijo Eva − no por nada era una hermana mayor en este ashrram, y bueno, el marido que tuvo fue ejemplar.
Y así dispararon varias flores a favor de Mamita hasta que llegó la hora de pasar a una sala contigua donde le swami iba a dar la plática.

Me senté en las ultimas sillas, y el swami leyó el libro de algún discípulo de Ramakrishna, cuyo nombre no escuché, tal vez por estar pensando en estas dos mujeres que tendrían veinte años cuando Mamita, mayor que ellas, estaba en el ashrram con su niño indio siguiéndole detrás. Las vi chimentando en esos tiempos, y la vi a Mamita hablando con el swami Vijoyananda del que me puedo hacer una idea por su foto; un tipo más bajo que este swami Pareshananda, y un poco más gordo, allí en la puerta riendo y hablando con Mamita.

El swami Pareshananda leía un párrafo con mucha dificultad porque lo estaba traduciendo del inglés, y lo comentaba con la audiencia. Una parte de la charla me impactó, el swami tradujo la lectura diciendo que el cuerpo era en realidad, un saco de mierda con huesos. Y esto le gustó al swami, hubo algunas risitas, el swami insistió y repitió más veces que ese era el mal, lo que nosotros tanto admirábamos y por lo que tanto nos preocupábamos no era otra cosa que un estúpido saco de mierda con huesos.

En otra ocasión hubiese levantado la mano interrumpiendo la cosa sin importarme y le hubiese dicho que gracias a ese saco de mierda con huesos el Buda pudo sentarse y respirar bajo la higuera, y Ramakrishna pudo inspirar lo que inspiró y gracias a ese saco de mierda con huesos Vivekananda pudo ir a Estado Unidos y abrir las puerta de esta filosofía genial, y gracias al saco de mierda con huesos esta gente está aquí escuchando a usted que tampoco podría leer eso si no fuese a ese saco de mierda con huesos.

Pero en esta ocasión me quedé callado porque no quería otra bronca del monje, y mucho menos que me venga Rama furioso a decirme que soy un irrespetuoso, que por otro lado, sí, lo soy, y es lamentable.


fotos: 1. Adelina del Carril (en lo alto); 2. El ashrama de Bella Vista (arriba).


17 comentarios:

girlontape dijo...

me encantó esta serie andrés! qué personajes, adelina me cae genial :)

Fotografías dijo...

Qué bueno! Y qué bueno que me lo digas, girl, a veces me pregunto si éstas no son cosas que sólo me interesan a mí...

girlontape dijo...

eso de como migran las ideas y los maestros de una cultura hacia otra...contar la Historia a traves de historias individuales cada una con su impulso humano hacia el conocimiento, como se van fundado y transmitiendo las ideas, todo viaja, todo se transmite enfin, verrrrry interestingggg...para mi anyway! lindas fotos, linda serie.

girlontape dijo...

...y adelina con sus bombachas de seda, por favorrr diva total!!

ANDRA dijo...

Primero saludarte, te he conocido por este medio, buscando informacion del ashram de Bella Vista, me enrede en esta historia, conoci tu familia, vi tu pelicula anoche, las dos, se me dificulto escucharla, sera ese DVD, me gusto saber la historia de esa impresionante empresa de tu abuelo, la historia de Janquelevich, y la de tu madre,Kamala exelente,todos creo que tenemos esa fantasia de hacer una peli, de nuestra familia, no es nada facil, hacerla interesante a los demas,siento un gran acercamiento a la cultura hindu, ver las imagenes de tu familia alla, fue muy rico, conocer el hijo adoptivo de Adelina, que me tenia intrigada, me llamo la atencion sus ojos, cierta locura, Rivarola me parecio un personaje..., y esperare su libro tambien, por facebook, he contactado a Juan Morgado, que tiene una recopilacion de fotos y conocimientos de su padre, de estudios realizados por este de la vedanta,en el ashram, que considero son muy valiosos.Bueno te dejo un abrazo y felicitaciones.

Fotografías dijo...

Saludos, Andra, agradezco tus palabras y tu interés por mi trabajo que, sí, se confunde bastante con mi persona.

En fin, blogeuando se conoce gente!

Fotografías dijo...

Girlontape: la migración, en todos su sentidos, es el tema de nuestra época: de un país a otro, de una cultura a otra, pero también de una disciplina a otra, de un género a otro, de un alma a otra... (o esa era la trasmigración?)

vos bien lo sabés en carne propia!

girlontape dijo...

(trans)migración, creo que sí...

Mercedes dijo...

Siempre un placer escuchar/leer a José con sus anécdotas y relatos. Qué gratificante para vos hacer una peli de tu familia y que los demás la disfruten sin siquiera haberla conocido.

Fotografías dijo...

Coincido, Mercedes, en que siempre es un placer --uno de los mayores-- escuchar/leer las historias de José.

Respecto de la gratificación de hacer una película sobre mi familia, etc, es más complicado. Finalmente, la gratificación viene de que la gente encuentre algo propio en la historia que estoy contando, casualmente, la de mi familia. Pero en fin, uno cuenta las historias que puede...

ani dijo...

Andres, descubri por casualidad el documental que estoy tratando de conseguir, por mi amigo jose, al que reencontre despues de casi veinti pico de años....y con quien seguimos mirando y descubriendo caminos que inevitablemente se cruzan y funden en nuevas historias.
Ani

Fotografías dijo...

¡qué buenas casualidades! ¡qué buenos caminos que se cruzan!

Anónimo dijo...

Muy buena tu nota, me encanto, contas todo en una manera muy fresca.

Hablando de Ramakrishna tengo un gion para hacer una pelicula, donde lo puedo presentar????? gracias, nos vemos

Fotografías dijo...

Querido Anónimo Autor de Guión Sobre Ramakrishna: la "nota" es en realidad un pequeño adelanto del futuro libro de José Rivarola sobre la cuestión, tal como se explica en el copete.

Anónimo dijo...

No sé quien escribió la nota, creo que un Señor Rivarola. Me gustó mucho, en terminos generales. Estuve presente el día que el Swami Pareshananda hizo la traducción que menciona pero el no dijo que el cuerpo es un saco de mierda, lo recuerdo claramente, el dijo que el cuerpo es un saco de caca. Me doy cuenta de la intención de rematar el relato con una crítica a un religioso que no pertenece a la Iglesia Católica, pero, como católico que soy, me pareció una grosería producto de la ignorancia. Si hubiera leído con una mente amplia algunas escrituras de otras religiones, hubiera comprendido el texto traducido y el contexto en el que esas palabras fueron dichas. Basta con leer La Imitación de Cristo por Tomás de Kempis para enterarse del desprecio que la vida monástica exige hacia el cuerpo humano y sus incesantes necesidades. En fin, una pena, porque el resto de la nota (salvo también la mención de la Sra. Eva Schneider, que no es tan vieja como la pinta) es muy interesante. ricardo.hardoy@gmail.com

Fotografías dijo...

Estimado Ricardo Hardoy: gracias por pasar por aqui y comentar el post de José Rivarola que es, como digo en el copete, nada más que un breve extracto de su libro "Madame Mamita". Aclaración: Si ALGUIEN ha "leído con una mente amplia algunas escrituras de otras religiones", ese alguien es José Rivarola...

Jose dijo...

Señor Hardoy
En el comentario que hace sobre el fragmento de mi visita al ashrram de Ramakrishna en Bella Vista ha incurrido usted en un ofensivo error creyendo que soy un católico que critica a un religioso no católico. Le aclaro que soy un ferviente apostata de la Iglesia Católica, y si no escribo crítica sobre el catolicismo es por la abrumadora pereza que siento al pensar en la extensión y obviedad de la misma. Usted cree que intencionalmente yo he puesto en boca del swami Pareshananda la palabra mierda en lugar de caca, que usted dice haber escuchado aquel domingo soleado. Remitiéndome al contexto de la palabra en cuanto a la referencia de ese “saco con huesos” busqué en internet, Wilkipedia, enciclopedias, diccionarios y demás a ver si había alguna diferencia en formas, texturas, descomposturas, solidez, aspectos de ensaimada, de coníferas o de turbantes sarracenos entre caca y mierda, y de verdad, no encontré ninguna. Supongo que usted se refiere a la grosería que yo no considero, tal vez porque llevo muchos años viviendo en España donde el epíteto “mierda” ha perdido su connotación grosera y hoy en día está en boca de locutores, políticos, religiosos, incluso políticos de derechas que lo expresan con toda soltura en los medios sin que nadie se escandalice. Si en el último párrafo de ese fragmento se vislumbra alguna crítica, es al texto leído por es swami en el que se desprecia al cuerpo; error que también incurren en muchas congregaciones cristianas, como la vida monástica que usted refiere. Al tratarme de ignorante por no leer las escrituras de otras religiones usted mismo ignora por el evidente hecho de no conocerme que llevo media vida sondeando en los Upanishad, las enseñanzas del Bagavad Gita, el Canon Pali, el Dammpahada, los Sutras del Corazón, y del Diamante, las lecturas de Chuang Tse, de Lao Tse, y los tratados del Zen y nunca se me ha ocurrido a tratar de ignorante a nadie por falta de estas lecturas o de las que sea. Sin embargo reconozco ignorancia en aquellos que no quieren ver que Kempis no hubiese escrito su Imitación de Cristo, ni el swami no hubiese dado esa lectura, ni usted ni yo nos hubiésemos enredado en esta simpática polémica de no ser por este “maravilloso saco de caca con mierda y huesos”