miércoles, 28 de enero de 2009

Reconstruyen crimen de la modelo


por Andrés Denegri*

A fines de 1990 se realiza en el Goethe Institut de Buenos Aires la muestra Video argentino curada por Graciela Taquini. El video ganador del concurso que formaba parte de esa muestra es Reconstruyen crimen de la modelo, un trabajo que hoy es referencia histórica indiscutible de la producción nacional. Realizado por Andrés Di Tella y Fabián Hofman, cuenta en sus créditos con alguien que sería un protagonista en la producción de varios programas de la TV argentina, Roberto Barandalla.

Al igual que Gabriela Golder en Vacas (más de una década después, en 2002), para realizar Reconstruyen crimen de la modelo Di Tella y Hofman se apropian de una emisión televisiva: Nuevediario; el noticiero de Canal 9, con pleno tono sensacionalista, cubre el momento de la reconstrucción de los hechos que forman parte de la investigación del asesinato de una mujer. Pero las imágenes serán trabajadas de una manera opuesta, recibirán un trato en dirección inversa al recorrido que transitan en el video de Golder. Si para realizar Vacas las grabaciones enfrentaban un proceso de desmediatización, un trabajo en sentido opuesto al que venían teniendo hasta el momento en que son capturadas de la señal televisiva, en Reconstruyen... las imágenes son empujadas hacia adelante en el camino de armado de la noticia, son forzadas en un giro más, poniendo en evidencia sus artificios al desplazarlas hacia el ámbito de la ficción. Se constituye una narración de tercer orden: el video resulta de un relato construido sobre la versión televisiva de la puesta en escena del crimen generada a partir del testimonio de uno de los implicados en el asesinato.

Durante todo el video permanecen las marcas de identidad corporativa. Con la sencilla gráfica electrónica de la época, el zócalo de la pantalla dice "Nuevediario - Primera Edición" y, por encima de esta línea y en mayúsculas: "RECONSTRUYEN CRIMEN DE LA MODELO". No sólo esta última frase --que aparece como pie de la imagen aclarando a qué corresponden los hechos en la pantalla-- permanece en el cuadro, sino que, además, se le otorga una función mayor, pasa a ser el título de la nueva producción. La emisión deja de ser medio para convertirse en materia de una obra. Un título nombra una creación, es lo que le da identidad y muchas veces propone el anclaje desde donde confrontar la obra. Los realizadores traspasarán la aparente objetividad cristalina sobre un hecho para abstraerse de él y focalizar su mirada incisiva y de carácter creador sobre la emisión de TV en tanto tal. Al recontextualizar la frase del zócalo, que originalmente señalaba la acción que el televidente miraba en la pantalla, al volverla título de su obra, los autores del video denuncian el trabajo de construcción de relato audiovisual que ejerce Nuevediario para producir la noticia. Se evidencian el armado, guionado y puesta en escena, de esta noticia y todas las demás, en este ciclo y en toda la programación televisiva, proclamando en imágenes el sentido de aquella frase dicha en un video de Jean-Michel Bruyere por un niño que vive en las calles de Dakar: "Lo que pasa en la televisión sólo pasa en la televisión". El sujeto al que se refiere el término "reconstruyen" deja de ser la policía en su desempeño judicial; ya no describe algo que sencillamente está pasando: indica ahora al medio televisivo y a los mismos realizadores del video como creadores de una narración.

Perdura también el sonido de la grabación original, el siempre agitado relato del cronista José de Zer describe en tartamudeo audiovisual lo que vemos en imagen. Pero a la banda de la emisión televisiva se suman otros elementos sonoros. Se acentúa el ruido de la lluvia, resaltando los truenos para generar el clima de novela policial. En el mismo sentido hacen su aporte las entrecortadas comunicaciones de radio entre agentes de la policía. Sonidos precisos, como el cierre de la puerta de un auto, son individualizados al limpiar el ambiente de su entorno para poder trabajarlos estéticamente. En este preciso trabajo sonoro llevado a cabo por Ricardo de Gainza se suman, además de los sonidos aparentemente diegéticos que pudieron pertenecer originalmente a la trasmisión televisiva, música de suspenso y fragmentos de diálogos capturados de películas argentinas.

La imagen es editada nuevamente, el montaje en vivo de Nuevediario es fragmentado y reordenado para desarrollar un relato de trama diferente a la versión oficial transmitida por Canal 9. En Reconstruyen..., el galán que acompaña a la víctima en el momento de su asesinato, el buen mozo del Capitán Di Nucci, aparecerá señalado como sospechoso, y el supuesto asesino, como un simple chivo expiatorio que es bajado del auto y vuelto a subir en un mismo gesto, sin participar nunca de la reconstrucción de los hechos. Para lograr esta mutación de los roles en los personajes del suceso, Di Tella y Hofman trabajan sobre la estructura del video manipulando las imágenes con un dominio pleno del relato audiovisual. Ralentización de la imagen, fragmentos con la pantalla en negro, cortes abruptos, repetición de algunos planos, recurrencia en la imagen quemada por los flashasos de las cámaras fotográficas, el lugar en que se colocan los sonidos extraídos de películas, son todas decisiones en función del diseño de un nuevo relato, un cuento policial breve elaborado a partir de la versión periodística del testimonio de una persona implicada en un homicidio.

El Capitán Di Nucci y una mujer policía, que toma el papel de la víctima, simulan el momento del homicidio rodeados de agentes, camarógrafos y secretarios del juez. El sonido de instrumentos de cuerda genera un profundo clima de tensión cuando la imagen ralentizada de un hombre, que encarna al supuesto asesino, descubre un revolver. La imagen del arma en plano de detalle se quema al sobreexponerse por el flash de una cámara fotográfica. Ese instante es acompañado por el sonido de un disparo que, obviamente, nunca existió en la reconstrucción. Sobre la pantalla en negro se escucha el grito de una mujer desesperada, que corresponde a un fragmento de audio apropiado de una película. La víctima cae al piso en seis planos con montaje elíptico y tiempo dilatado, que son producidos a partir de una única toma del registro televisivo. Con fondo de cuerdas distrosionadas, Di Nucci interpreta para su peculiar público cómo, herido de bala en una pierna, persigue al criminal y lucha con él. La reconstrucción termina. Sobre la imagen en negro escuchamos un murmullo risueño, después vemos a Di Nucci con sonrisa pícara y mirada astuta; varios hombres que lo rodean le devuelven la mueca. El protagonsita abandona la escena acompañado por la custodia policial; mientras se aleja dando la espalda a la cámara, una voz femenina típica del cine nacional lo despide: "Yo lo he perdonado ya, ahora que lo perdone Dios".

Se pone así en evidencia cómo el relato periodístico es un género más de la ficción, que construye y recorta la realidad que entra en nuestra casa a través de la cristalina pantalla de la televisión. Esa verdad indiscutible, ese mundo que está allá afuera y veo desde mi ventana electrónica, es tan real como un relato de Dashiel Hammett.

*Extracto del artículo de Andrés Denegri, "Del video a la TV: la mirada crítica", recién publicado en: Laferla, Jorge, ed. Historia crítica del video argentino, Fundación Eduardo F. Constantini / Fundación Telefónica, Buenos Aires, 2008.

Nota: Reconstruyen crimen de la modelo se puede ver como "extra" en la edición DVD de Fotografías de Andrés Di Tella, que también incluye La televisión y yo.


6 comentarios:

Fotografías dijo...

Querido tocayo: me acaba de llegar el libro de Laferla con tu artículo donde hablás de “Reconstruyen...”, que acabo de leer y --sin tu permiso pero espero con tu eventual condescendencia-- copiar parcialmente en mi blog. Quería decirte que es la primera vez, que yo sepa, que alguien se toma el trabajo de mirar con cierto detenimiento el video y tratar de describir de qué va, más allá de las generalidades que se puedan decir sobre la televisión y la “reconstrucción de la reconstrucción”. Me gustó cómo lo describís en cierto punto: “un cuento policial breve elaborado a partir de la versión periodística del testimonio de una persona implicada en un homicidio”. Y me pareció muy perspicaz tu observación sobre la inversión de roles entre Di Nucci y el supuesto asesino que planteamos a través de las imágenes. Recuerdo que me obsesionaba la idea “foucaultiana” de que el sospechoso hubiera quedado excluido de la escena, o reducido a una especie de rehen de la escena que “reconstruyen” entre el juez, la policía y el capitán y, por supuesto, Nuevediario. Es una pena que al final no llegamos a hablar porque estaba recordando algunos detalles interesantes de la realización. Recuerdo por ejemplo que cuando vi esas imágenes en el noticiero lo llamé a Fabián para que lo grabara, yo no tenía para grabar en casa y él tenía un grabador vhs viejo que andaba mal y que sólo grababa imagen, sin audio, entonces yo grabé el audio, con un grabadorcito choto a cassette que encima tenía poca pila, con lo que después era imposible sincronizar una cosa con la otra, pero creo que eso a la vez nos estimuló a trabajar todavía más la banda sonora, en fin... En ese sentido, también me alegra que rescates con nombre y apellido a Ricardo de Gainza que hizo un trabajo extraordinario con muy pocos medios. Si no recuerdo mal, hicimos la edición y mezcla de audio en un día, lo mismo que nos llevó el trabajo de edición de video. Asi que, nada: mi reconocimiento.
Andrés
(email a Andrés Denegri)

Fotografías dijo...

Y Andrés (Denegri) escribió:

Andrés!!

Que bueno que te haya interesado el texto!

Realmente me hubiese gustado poder hablar con vos antes de cerrarlo, pero tuve muy poco tiempo para escribirlo y no hubo margen para hacerlo coincidir con tu agenda, justo estabas viajando a España. Lo de la peripecia del sonido separado de la imagen me lo había comentado Roberto Barandalla, a quien me pareció interesante nombrar tambián porque es un tipo muy de la TV y el texto iba por ese lado. Lo que no sabía es lo del tiempo en que lo editaron, mierda! Una jornada de sonido y una jornada de imagen!! Evidentemente la era analógica nos empujaba a trabajar de otra manera.

Yo también escuché mil veces lo de "la reconstrucción de la reconstrucción". De hecho me parece que es el único comentario que acompañó a tu video cada vez que había alguien que hablaba sobre él. Intenté ir un poco más allá, por lo menos preguntarme que valor concreto tenía eso. Ya te comenté que para mi es un gran trabajo, una de las primeras piezas que me acercaron al video.

mouján dijo...

Hola Andrés ! quiero ver este video, lo busque en youtube, se puede ver en algun lado?

Fotografías dijo...

Como señalé en una notita al final del post, "Reconstruyen crimen de la modelo" se puede ver como "extra" en la edición DVD de "Fotografías", que también incluye "La televisión y yo". Se debería poder conseguir en Musimundo, Yennys, etc. Si no, seguro seguro, se vende en Solo Cine, el clásico negocio de Corrientes y Rodríguez Peña. Que yo sepa, no está en you tube ni nada por el estilo.

Coord RIMA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gabby dijo...

Hum... Musimundo ya no existe en Rosario, Yennis... es lo mismo q el Ateneo o ya no? Y corrientes y R. Peña me queda lejitos por ahora, quizá vaya a Baires por mitad de Febrero.

Intentaré en Blockbastards :) xq en otro post dijiste q por allí se consiguen.

Que bueno saber que estás editado en DVD :)

PD: el comentario de coord rima era mío pero desde una diferente dirección. disculpe!