sábado, 25 de septiembre de 2010

Familia de sastres bolivianos

Marcos López me manda lo último de su producción, en vistas a su inminente muestra, "Exceso", en Galería Ruth Benzacar, que inaugura el 6 de octubre.

Exceso: la fotografía se sale de la fotografía para volver a la pintura al óleo. Una especie de resistencia poética en los tiempos del iphone4. Que dicho sea de paso, y asumiendo mis contradicciones, estoy ansioso por comprarme uno.

La puesta en escena/teatral/digital y la fotografía directa con rollei de dos objetivos y copias en plata gelatina. Esculturas. Ambientaciones. Objetos de arte popular en la misma pared que fotografías que son consideradas obras de arte. Ekekos gigantes. Gauchos giles milagrosos. Velas. Gatos chinos. Dibujitos.

Asumir la sensación de vértigo maníaco de no poder parar de hablar. De hacer. Como el muñeco de un vetrílocuo empastillado. Ser Mister Chasman y Chirolita al mismo tiempo.
-Marcos López

Fotografía: Marcos López
Copia fotográfica FAMILIA DE SASTRES BOLIVIANOS 120cmx160cm y objetos de pop art en el piso de mi estudio. Buenos Aires. Sept 20
10.

5 comentarios:

Lucio dijo...

buenísimo!!!

un mundo misterioso dijo...

el juego de palabras implícito en el titulo de esta obra es un poco cruel.

Fotografías dijo...

me da la impresión que si hay juego de palabras es involuntario. Digo, conociendo a Marcos, nada más lejos de su espíritu. Si de alguien se ríe es de él mismo y-tal vez- de nosotros que miramos desde la platea...

un mundo misterioso dijo...

uy, qué lástima

Fotografías dijo...

qué onda? "que hablen, aunque sea bien"?