viernes, 29 de julio de 2011

El verdadero motivo para hacer películas



Del twitter de Errol Morris: The "real" reason you make films – or at least I do – is you get trapped in them, and you have to edit your way out. Intento de traducción: El "verdadero" motivo para hacer películas -al menos por qué yo las hago- es que te atrapan y después tenés que tratar de escapar por medio del montaje. (No me entró en menos de 140 caracteres...)

Es exactamente lo que me pasa a mí. Por lo menos no soy el único... Morris acaba de estrenar en Estados Unidos su último documental, Tabloid (ver trailer arriba) y en septiembre sale su primer libro, Believing Is Seeing: Observations on the Mysteries of Photography. El otro día alguien me preguntó por Errol Morris y yo dije que se trataba, simplemente, de mi documentalista favorito. También recomendé su alocado blog del New York Times, el punto de partida de su libro, igual que este blog fue el punto de partida de mi libro Hachazos. Me gusta pensar que estamos en la misma: pensamos lo mismo y yo también estreno película y libro dentro de unos días...
-Andrés Di Tella

3 comentarios:

Ale R. dijo...

No se que opina Errol Moris, por la sencilla razón que no pude abrir el video -maldito cyber chino- pero se porque vos hacés peliculas. A cada pel+icula tuya me que da más claro. No te lo voy a decir acá. Creo que lo dije en una carta larga que no me anime a publicar en tu blog. Tu cine, querido Andrés, me sigue interpelando de un modo tan íntimo que hasta asusta. Y además tu cine que siempre es "tu" cine Y "con". Ese "con", tam importante,necsario que tantos olvidan, ese camino en compañia de, o en descubrimiento de, o en autodescubrimiento con otros, ese recorrido a ramalazos de belleza y verdad y misterio, de esa verdad que se escapa como nube.
Asi Hachazos, que acabo de ver, y me dejó en pelotas del alma literalmente, me dejo en los cielos de Claudio Caldini, en esas reconstrucciones imposibles, en los trazos secretos con que nuestra Historia nos atraviesa ( marca de fabrica di tella) y qué y cómo hacemos con esas esquirlas, en qué las transformamos. En tus cielos, evocados con los ojos de Claudio Caldini, en sus imagenes, en las tuyas, en esa comunidad en la diferencia, y el bello intento de asir lo imposible del instante, y conseguirlo. Te (les) diría más. Pero hoy no puedo, me atraviesan cielos rojos, distancias en la luz, perros que miran, bicicletas, muertos queidos, memorias de ustedes que ya son mias.
Diria más, y tal vez lo haga más adelante ( cómo contar la historia de un hombre, de cualquier hombre, de uno que se ha construido y perdido y reconstruido más de una vez, y vaya que se de eso)
pero ahora me quedo con ese modo que filmas la sonrisa de Claudio, su alegria solar en bicicleta, cubierta de esa melancolia de atardecer que es un amanecer al mismo tiempo.
un abrazo como cielo, como margaritas explotando, como perros silenciosas en la siesta de la luz.
de vuestro amigo
Ale Ricagno.
Gracias por tanta compañia, para todos.

Fotografías dijo...

gracias Ale por tus palabras! se agradecen de verdad! Igual, me encantaría encontrar alguna vez tu entrañable entusiasmo transformado en un comentario publicado en algún lugar...

Ale R. dijo...

>Lo encontraras en el blog de La otra, o en La revista La otra de fin deaño, o en este blog,su te place, ya veremos , pero saldrá.
abrazo
ale
y nos debemos un cafe...dale? y mandale otro entrañable a Claudio,otro brother.